A continuación comparto este artículo del numerólogo Mario Liani que me ha gustado:

NUMEROLOGIA TRANSPERSONAL DE MARIO LIANI

En principio, la interpretación de un número compuesto dependerá de la posición de cada uno de los dígitos que lo integren. Un número compuesto por dos dígitos está integrado por un dígito situado a nuestra izquierda y un dígito situado a nuestra derecha. Consideraremos el de la derecha como el primer dígito y el de la izquierda como el segundo.

Por ejemplo:


71 – 7 es el segundo dígito – 1 es el primer dígito

Al tener claro qué posición ocupa cada uno de ellos, la interpretación se deberá enfocar bajo una única y sencilla regla: el primer dígito es el elemento que siempre domina sobre el segundo y define la interpretación, mientras que el segundo se encuentra dominado u opacado y sus efectos serán latentes o matizadores.

En virtud de lo antes expresado, el dígito que se encuentra a la derecha de un número compuesto por dos dígitos, es el elemento dominante que siempre domina la interpretación, mientras que el dígito que se encuentra a la izquierda representa la conducta subyacente que es modelada o influenciada por el dígito dominante.

Dicho de otra manera, el dígito derecho o dominante es el que está “a la vista” o el que se percibe, mientras que el de la izquierda o secundario es el que está “oculto” o en el interior. Si un número compuesto de dos dígitos fuera una persona, podríamos decir que el dígito derecho representa su apariencia, mientras que el izquierdo representa su forma de pensar.

Debido a lo antes expresado, todos los dígitos compuestos de dos cifras pueden clasificarse de acuerdo al segundo dígito y no de acuerdo a su suma reducida, la cual transmite información errónea.

Por ejemplo, la serie del 1 sería la siguiente:

1 – 10 -11 – 21 – 31 – 41 – 51 – 61 – 71 – 81 – 91

En virtud de ello, podemos decir que el dígito de la derecha es estático y no cambia, mientras que el de la izquierda es dinámico y proporciona una interpretación matizada del conjunto, donde el de la derecha es el dominante.

Las otras series se agrupan de manera similar:

2 – 12 – 20 – 22 – 32 – 42 – 52 – 62 – 72 – 82 – 92
3 – 13 – 23 – 30 – 33 – 43 – 53 – 63 – 73 – 83 – 93
4 – 14 – 24 – 34 – 40 – 44 – 54 – 64 – 74 – 84 – 94
5 – 15 – 25 – 35 – 45 – 50 – 55 – 65 – 75 – 85 – 95
6 – 16 – 26 – 36 – 46 – 56 – 60 – 66 – 76 – 86 – 96
7 – 17 – 27 – 37 – 47 – 57 – 67 – 70 – 77 – 87 – 97
8 – 18 – 28 – 38 – 48 – 58 – 68 – 78 – 80 – 88 – 98
9 – 19 – 29 – 39 – 49 – 59 – 69 – 79 – 89 – 90 – 99


El cero representa un cambio, es el aviso de una serie que termina y una nueva serie que comienza, por ejemplo: ..28, 29, 3(0), 3(1), 3(2)…etc.  El loco es el arcano cero y 22 del tarot, comienza y termina los 21 arcanos mayores.

Observamos que hay 11 de números por cada serie (11 números x 9 series = 99 números).

En cuanto a la interpretación de los números compuestos, en principio se interpretan describiendo el comportamiento básico, caracterizado por el dígito externo, el cual es el dominante.

Por ejemplo, si estamos describiendo a un 71, lo describiremos generalmente como una persona que se conduce bajos los usuales parámetros del 1, es decir, determinado, seguro de sí, firme, iniciador, conductor, etc.

Para facilitarnos la visión interpretativa, podemos generalizar a todos los componentes de la serie del 1 como X1, es decir, como dígitos compuestos donde el dígito fijo y marcante es el de la derecha, mientras que la X simboliza que allí podrá estar cualquier dígito del 1 al 9 que matice más no modifique la tendencia principal.

Continuando con la interpretación, el dígito de la izquierda o secundario tiende a expresarse a través del dígito dominante. Por ejemplo, en el caso del 71, el 7 se expresa a través del 1.

En virtud de que el 7 caracteriza aspectos mentales e intelectuales, perfeccionismo, necesidad de saber, etc., podemos decir que la persona 71 es una persona que expresa su intelectualidad con dominio, firmeza y seguridad acerca de sus conocimientos. El 71, por tanto, es un ser externo 1 matizado con rasgos internos de 7.

Si la relación existente entre ambos dígitos de un número compuesto, izquierdo y derecho, es numerológicamente armoniosa o variable, el efecto final que se producirá será un comportamiento donde ambos dígitos tratarán de integrarse en una sola imagen, a beneficio del portador.

Pero si la relación existente entre ambos dígitos de un número compuesto, el izquierdo y el derecho, es numerológicamente conflictiva o desestabilizadora, el efecto que se producirá será un comportamiento donde ambos dígitos tratarán de separarse u oponerse a que haya integración, caracterizando una cierta tensión o conflicto en el comportamiento del portador.

Como habrán podido observar, los números compuestos proporcionan una riqueza de matices interpretativos en nada similar – en cuanto a detalle y exactitud se refiere – al abordaje a través de los 9 números básicos (el ciclo completo). Así mismo, ellos representan perfectamente la intrínseca dualidad del ser humano…

A continuación muestro las características «generales« de los 9 números, digo generales por estar incompletas y sin matices importantes y necesarios: 

0
Locura y genialidad, preocupación u obsesión (la rueda mental), sensibilidad, cambio, viaje, crisis

1
Iniciativa, independencia, individualismo, autoconfianza, liderazgo, nuevos inicios.

2
Gentileza, cooperación, amistad, emotividad, sensibilidad, intuición, asociaciones, matrimonio.

3
Autoexpresión, creatividad, optimismo, franqueza, sociabilidad, comunicaciones, noticias, actividades recreativas.

4
Lógica, orden, disciplina, practicidad, objetividad, prudencia, frugalidad, esfuerzo, responsabilidad laboral, construcciones, reparaciones, preocupaciones económicas.

5
Comunicación, versatilidad, aprendizaje, competitividad, libertad, sensualidad, destreza física, niño/adulto, especialidad, cambios temporales, viajes, mudanzas, sucesos inesperados.

6
Responsabilidad y devoción familiar, sentido de protección, persuasión, conciliación, cooperación, amor, matrimonio o divorcio, nacimiento de hijos, sucesos hogareños.

7
Introspección, concentración, lógica, intelectualidad, perfeccionismo, falta de practicidad, idealismo, intuición, espiritualidad, estudios, proyectos, investigaciones, crecimiento intelectual, hechos ocultos.

8
Organización, estrategia, ambición material, independencia, liderazgo, competitividad, eficacia, asuntos financieros, competitividad laboral, compras y ventas, inversiones.

9
Buena voluntad, compasión, idealismo, romanticismo, tolerancia, actitud de servicio, realizaciones, conclusiones, desenlaces, sucesos inesperados, cambios, pérdidas, cierre de ciclo.

Cada número representa un camino a seguir.
No hay números mejores que otros.
Todos los números son necesarios para nuestra evolución personal. Las carencias de algun número en una carta numerológica pasan factura y se deben aprender.
Cada uno de ellos representa un nivel sutil y definido de energía.
La energía no es buena ni mala. Es simplemente energía a nuestra disposición. La intención de cada cual definirá el resultado del uso que se haga de ella.






ANGEL MIÑAMBRES